Por qué traducir no es suficiente

Por qué traducir no es suficiente
15
Feb

La comunicación inter-cultural requiere mucho más que un buen traductor.

El mensaje de tu empresa es nítido, inteligente y de moda, y ha funcionado de maravilla en el mercado nacional. Y con buena razón. Has invertido mucho tiempo y dinero perfeccionándolo. Expandir tu empresa a un mercado extranjero debiera ser simple. Contratar a un profesional para traducir tu mensaje de una manera convincente y coherente, y adelante.

Todo esto parece lógico, pero puede que encuentres que no puedes conseguir el impacto que esperabas. Y no estarías solo, algunas de las corporaciones más grandes del mundo (Coca Cola, McDonald’s, Procter & Gamble) se han enfrentado con el mismo enigma. Pero antes de buscar un nuevo traductor o invertir en más publicidad, deberías considerar que, tal vez, tu estrategia de comunicación puede estar perdiendo su objetivo cultural.

Cualquier campaña publicitaria exitosa juega con las normas y los valores del público objetivo. De hecho, tu mensaje original fue exitoso porque hizo vibrar una cuerda emocional en tu público objetivo. Las dinámicas culturales son tan críticas en el nuevo mercado como en el mercado original, y puede que tengas que pasar algún tiempo re-trabajando tu estrategia de comunicación para adaptarte al contexto local. Este proceso, llamado transcreación, se ha convertido en una herramienta indispensable para las empresas que operan a través de distintas culturas.

Aquí hay tres sugerencias para ayudar a impulsar el proceso de transcreación de tu empresa:

Identificar la necesidad local

Para que cualquier empresa comercialice con éxito un producto, debe ser capaz de identificar una necesidad insatisfecha y desarrollar un producto que llene ese vacío. Expandirte a nuevas culturas significa que tu empresa tendrá que identificar las necesidades y preferencias en su nuevo mercado, y el posicionamiento de tu producto para hacerles frente (conocido como localising). Dependiendo de las normas socioculturales y de los patrones de consumo, esto podría implicar el cambio de tu objetivo demográfico por completo. No tengas miedo de hacer cambios drásticos en tu estrategia de comunicación basándote en un análisis exhaustivo de tu nuevo mercado.

Entiende tu consumidor objetivo

Una bebida vendida como un artículo de lujo en Japón puede ser un producto de primera necesidad en Canadá; Un producto de belleza dirigido a adolescentes en España podrá resultar atractivo con jóvenes profesionales en Brasil. Tener un equipo de profesionales de la comunicación experimentados, nativos de tu nuevo mercado es fundamental para identificar tu objetivo y modificar tu estrategia de comunicación para alcanzarlo. Un buen equipo será capaz de mantener la identidad de la marca mientras ejecuta un plan de localización integral.

Vuelve a los bloques de construcción de tu mensaje

Todo en tu estrategia original se desarrolló con cuidado e intención. El color y la forma de tu logotipo sirven a un propósito. El tono específico de tu lema es evocador para tu público objetivo. Recuerda el propósito original y trabaja con tu equipo nativo para traducir el significado, más que las palabras. Esto podría significar la actualización de los colores de tu marca, el cambio del embalaje del producto o la incorporación de diferentes fotos en tus anuncios con el fin de lograr los mismos objetivos o similares. Aprovecha los conocimientos de tu equipo nativo y desarrolla un nuevo plan de marketing que sea tan deliberado y complejo como el original.

Los nuevos mercados son una oportunidad fantástica para aprender y crecer. Por lo tanto, acepta el reto, empieza a conocer tus nuevos clientes potenciales y, a transcrear!

Comentarios

  • 13 de marzo de 2017

    That’s exactly what we do at Connecta Languages, we translate ideas, not words, because a different language is a different vision of life.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *