Si tu página web fuera un restaurante, ¿se quedaría la gente a cenar?.
1
Jul

Si tu página web fuera un restaurante, ¿se quedaría la gente a cenar?

Es tan fácil dejarse llevar en el esfuerzo de atraer a la gente al sitio web, que uno puede llegar a  olvidarse de la importancia de lo que encontrarán allí. Muchas empresas se lanzan a las redes sociales, creando grandes expectativas. La agencia, el Community Manager o tal vez la/el director/a trabajan duro para atraer a la gente, a la marca o al negocio. Cuando los ‘Likes’ se repiten y los usuarios hacen clic en los enlaces todos se felicitan.  Por supuesto, han aumentado las visitas al sitio web. ¡Buen trabajo!

Sin embargo,¿se trata realmente de un trabajo bien hecho? ¿Qué hacen los usuarios una vez que llegan a tu sitio? Tu objetivo final probablemente no sea el que compartan algo o hagan un un clic o un ‘like’ . Quieres que se conviertan en clientes.

Os propongo una pregunta fácil de contestar: Si tu sitio web fuera un restaurante y miles de personas se asomaran todos los días, pero nunca se quedasen a cenar, ¿lo considerarías  un éxito?. Por supuesto que no.

Tu sitio web es el destino

Recuerda, tu sitio web es el destino. Una vez que las personas se sienten atraídas, no quieres que simplemente se asomen. ¡Quieres que entren y se queden a cenar!. Imagínate que se encuentran en la puerta y desde la cocina les llegan deliciosos olores que los invitan a entrar. Miran a su alrededor y observan la decoración – que es exactamente como les gusta. Para los jóvenes, tal vez haya un ambiente animado con algo de música funky. Para los mayores puede que sea más sofisticado y tranquilo. Cualquiera que sea el ambiente, conectará completamente con ellos. El personal es alegre, amable y sabe con precisión cómo satisfacer sus necesidades. Luego de  ser acomodados en una mesa,  comienzan a mirar el menú que les resulta claro y fácil de leer. Se sienten fascinados porque todo les suena maravilloso. A continuación piden un aperitivo. Con una sonrisa, el personal les sirve un plato exquisitamente presentado. El primer bocado confirma que es increíblemente sabroso. Se deciden por un plato principal y luego el postre. Cada plato es una belleza y cada bocado es sublime. Al terminar, permanecen un tiempo más,  disfrutando del  buen café y luego un licor, extasiados por el ambiente encantador. Al finalizar la noche, muy complacidos dan sus direcciones de correo electrónico para recibir noticias sobre las ofertas y promociones. Salen del restaurante sorprendidos por su nuevo hallazgo. Con el tiempo, van convirtiéndose en clientes habituales, y  lo mejor de todo, comparten con  todos sus amigos este maravilloso descubrimiento.

Así que, volviendo a tu restaurante / sitio web. ¿Cómo se siente tu cliente cuando llega? Deberías valorar algunas preguntas.

En aspecto y ambiente:

“¿La apariencia de tu sitio web conecta con tu público objetivo?”

El personal:

“¿El estilo de redacción de tu sitio web es el más apropiado?”. ¿Coíncide con el idioma de tu cliente? No tiene sentido publicar mensajes en Facebook en perfecto español, inglés, alemán, etc, si tu sitio web no tiene contenidos en estos idiomas. El cliente irá a buscar lo que necesita a otros lugares.

El menú:

 “¿Se encuentra bien estructurado el contenido?”. ¿Coíncide con la demanda? ¿Es fácil ver y encontrar lo que se busca?

La comida:

 “¿Cómo está presentado el contenido?”. ¿Resulta interesante y atractivo? ¿Conseguirás que quieran leer más?

Las ofertas promocionales:

 “¿Empleas alguna estrategia para que las personas regresen?”

Por  tanto, ¿cómo puedes saber si las personas se asoman o si se quedan para cenar, y luego  vuelven a visitarte?. Es necesario entender con exactitud, cómo los visitantes experimentan tu sitio web. Para ello, debes realizar un seguimiento de ciertas estadísticas clave, tales como:

  • ¿Cuánto tiempo la gente se queda en el sitio?
  • ¿Cuáles son los contenidos más compartidos?
  • ¿Cuál es el número de visitantes que repiten?

Aunque son estos los fundamentos, puedes profundizar en otros detalles para asegurarte de que estás sirviendo el mejor menú de contenidos posible.

Y, para concluir, unas palabras respecto al idioma!


Si estás comercializando en varios idiomas, es esencial que tu sitio web también corresponda con las lenguas de tus clientes potenciales, o por lo menos, con el idioma de uso más frecuente. Si tu página web todavía no está completa en todos los idiomas, entonces, debes crear al menos una página de destino para cada idioma. Allí podrás transmitir la información más importante acerca de tu producto y de tu empresa, además de añadir contenidos que sean específicos para el mercado. Siempre que sea posible, no te limites a traducir; crea contenidos originales basados en las necesidades concretas de ese público objetivo.  

En el acto de mejorar tus contenidos, no reduzcas los esfuerzos en tus otras estrategias de marketing. Sólo asegúrate de que todo esté perfecto para cuando lleguen los clientes. De no ser así, es posible que la gente eche un vistazo y luego siga caminando por la calle en busca de un lugar mejor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *